Buscar

Lesbblog

Destruyendo mitos del mundo lésbico

Autor

coffecoff

“Limpia, fija y da esplendor”

He aquí el lema que reza en la Institución de la Real Academia de Española de la lengua, (RAE).

¿Lesbiana en el diccionario de la RAE,  en 1884?

Lesbiano, na: Lesbio. Natural de Lesbos. Perteneciente á esta isla del Mediterráneo. Regla lesbia.

¿Qué es la regla lesbia?

Es una cercha.

¿Y cercha?

Regla delgada y flexible de madera, que sirve para medir superficies cóncavas o convexas. También en las ciencias o artes, precepto, principio o máxima.

¿Homosexual en 1936?

Sodomita.

Sodomita: Natural de Sodoma. Perteneciente a esta antigua ciudad de Palestina, donde se practicaba todo género de vicios torpes; sodomía.

Sodomía: Concúbito entre personas de un mismo sexo, o contra el orden natural.

Concúbito: Ayuntamiento.

Ayuntamiento: Acción o efecto de ayuntar o ayuntarse.

Ayuntar: Juntar. Añadir. Tener cópula carnal.

¿María Moliner?

Homosexual: Se aplica a las personas que satisfacen su sensualidad sexual con las de su mismo sexo, y su orientación sexual, etc. Bardaja, bardaje, bollera, guarrón, bujarrón, cachapera, cacorro, fleto, garzón, gay, invertido, jula (julandrón o julay), lesbiana, loca, mamplora, marica, maricón, maricona, mariposa, mariposo, mariposón, mariquita, mayate, nefandario, ñaño, pájaro, patuleco, pederasta, puto, rosquete, sarasa, sodomita, somético, tortillera, tríbada (o tríbade), uranita, volteado.

De la otra acera (o de la acera de enfrente), de la cáscara amarga. Perder aceite, salir del armario, entender, outing.

IMG-20130801-WA0002

¿Lesbiana en el s. XXI y XXII edición?

Lesbiano, na: Lesbio. Mujer homosexual.

Lesbio: Natural de Lesbos.

Lesbos: Isla griega en el mar Egeo, famosa por la poetisa Safo, cuya capital es Mitilene.

Safo: símbolo del amor entre las mujeres.

Mujer: Persona del sexo femenino.

Homosexual: Dicho de una persona con tendencia a la homosexualidad..

Homosexualidad: Inclinación hacia la relación erótica con individuos del mismo sexo.

Erótica: Perteneciente o relativo al amor sensual.

Amor: Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir,  comunicarnos y crear.

 

 

Café cortado cósmico.

Anuncios

Salí del armario ante mi madre y de pie.

Foto cuádruple el 12-06-13 a las 23.57 #9 (compilado)

-¿Te ha resultado difícil vivir siendo lesbiana? -me pregunta una amiga.

-Sí -contesto sin querer.

Pienso la respuesta.

Pienso la pregunta.

Sigue ese sí  conmigo.

Ese sí…

Fue una noche, en Vetusta, la muy provinciana y leal ciudad a una hora concreta, cuando me escuché y paré de crecer en el armario ante mis padres.

La pandilla organizábamos una fiesta sorpresa por los 31 cumpleaños de dos de nuestras amigas. Los regalos fueron muy acertados: un ambientador “Chispas” para una y para la otra, fuimos a la superviviente tienda de música al lado del cine cerrado y entre las novedades nos debatíamos entre: “Lady Gaga” o “Supersubmarina”. Ganó nuestra edad y nuestro gusto ya que nadie sabía ¡quién leches era Lady Gaga!

La puesta en marcha de dicho evento sirvió para cerciorarme de la inutilidad de mis amistades para cumplir con una convocatoria de un sitio y de una hora.

Tener móvil parece que es un salvoconducto para llegar tarde o no llegar sin ningún tipo de excusas.

Así que como plan 2.0, ante los esperados mensajes de una protagonista tipo: “no voy, no salgo al final”. Aunque dijera antes: “sí salgo”, faltando por lo tanto a convencionalismos sociales de cierta educación y provocando que las suelas de goma de zapatillas camping de sus amigos se desgastasen impacientes en el veranillo de San Miguel al morir ante la criba de cambio de armario del invierno, fui yo la encargada de llamar implorando que necesitaba su presencia y solicitaba un ideario para cerrar ¡por fin! la puerta de ese armario de mis padres, conmigo fuera.

Ahí sufrí una pequeña alerta, percibí innecesaria una ayuda ajena argumentativa sobre mi vida. Pero como el que oye llover.

¿Mis padres?

Gente que han comido pasta a partir de 1950 y no han usado jamás camiseta. Gente que pasa por Fátima, rezan, paran y son diestros en el juego del mus pero sin órdagos.

El típico perfil de personas deseosas de escuchar nada más nacer que su hija es lesbiana.

Y mientras esperábamos a una del cumple y mientras los consejos sobre mi futuro de descanso emocional saltaban, y también mientras las cervezas mitigaban las bravura de las patatas, ¡de repente! desconecté de la realidad y como espectadora paralela de mi vida,  con cautela subí a una escalera imaginaria de juez de las pistas de tenis y me vi y vi a “esos mientras de antes”: cervezas, patatas  y amigos. Y como invertíamos tiempo para ir a la fiesta sorpresa también sorpresa en su preparación y oía esa ayuda ajena argumentativa y me juzgué a mí misma, desde allí arriba como: tonta.

Veredicto: una fecha ineludible.

Días después: Me convoqué.

Hora: Salida del trabajo de mi madre.

Sitio: Cafetería.

Mi novia me había recomendado, un sitio imparcial. Sitio de decibelios controlados por el que dirán de los camareros, donde mi madre no pudiese ganar en ningún aspecto.

¿Pareja? Ayuda. Ayuda tener un pilar contigo en esos momentos, hace de acelerador de partículas, hace de mirador de tu paisaje, hace de red para tu salto. Es la primera llamada que harás al salir.

¿Selectividad? Aún no tenía móvil.

¿Primer examen de carrera? ¿Carné de conducir?

En tu vida cambia el primer interlocutor de las llamadas importantes.

Llega el soberbio día y mis zapatillas camping y yo, no sabíamos ninguna cuanto nos quedaba por vivir, pero caminamos.

IMG-20130613-WA0015

Repaso mentalmente el discurso. No lo llevo apuntado porque creo que me certifica como débil.

El discurso está en negrita:

Mamá, tengo que contarte algo. Me gustan las chicas.

Recomendación de mi hermana, la palabra lesbiana es muy fuerte.

Lesbiana.

Si el móvil es el salvoconducto para no llegar a tiempo, para decidir vivir en armarios, para no decir nunca la verdad, ¿cuál es la excusa?, ¿existe?, ¿pudor?, ¿educación?, ¿daño ajeno?, ¿escasez de vocabulario?. Pienso que el mundo está regido por maleducados, porque les dejamos hablar, pensar y creérselo.

Estoy saliendo con una chica. No es la primera.

Recomendación de mi pareja: no es la primera, déjalo bien patente, no vaya a ser que me tomen manía.

Díselo a papá, que tengo más confianza contigo.

Recito mi discurso de tres líneas, camino y miró mi reloj de pulsera: mi móvil, ¡está sin batería!

Ahora repito en mi memoria los números del móvil de mi novia.

Mi primer obstáculo, la puerta del portal.

¿Cómo la sorteo?

Llamando al interfono.

Mi madre no puede bajar.

Subo a su despacho.

Llevo haciéndolo desde hace años, casi a la edad de esa foto que tiene en su mesa de trabajo. En ella estamos mi hermana y yo, y a nuestra espalda la ciudad de San Sebastián.

¿Por qué sabemos qué somos pequeñas en esa foto?

A veces me cuesta reconocer mi vejez. No hay píxeles, no hay cejas depiladas, sí hay hombreras, unas sonrisas disecadas y unas zapatillas camping.

Espero en la habitación contigua a mi madre y a su visita y el ordenador no me entretiene porque no me sé la contraseña, así que la busco. Busco por la pantalla pequeños papeles con mensajes alfanuméricos y no los encuentro. Desisto en mi ardua labor detectivesca y me fijo en los detalles de esa habitación.

Me fijo en un montón de folios y el vaso de tubo que usa mi madre sellado con su pintalabios. Del montón de folios sucios para escribir notas, rasgó uno y apunto el número de teléfono de mi novia.

Un papel cuadrado que me acompaña en el bolsillo.

Días después, puede que lo salve de la lavadora y sonría al verlo.

Y veo esa foto con mi hermana en San Sebastián, con las mismas sonrisas. Al lado, la foto de mi padre llevando a mi hermana al altar. La del bautizo de mi primera sobrina. La de la comunión de mis dos siguientes sobrinos.

Mi madre sale de vez en cuando, solo para sonreír, solo para demorar más su tardanza con esa sonrisa intermitente.

Ella bebe agua en su vaso de tubo, tiene sed.

Diez minutos más tarde.

-Tengo una llamada perdida de Fernando. Voy a llamarlo -me dice.

Lo llama. No obtiene respuesta.

-¡Vámonos! -me dice y entra al cuarto de baño.

Ring, ring, ring. Llama su amigo: Fernando

-Sí. Sí. Te dejo que quiero ir de compras con mi hija.

Salimos del despacho.

Salimos del portal.

Mi madre quiere ir a las rebajas a la derecha.

Yo quiero ir a la izquierda.

Segundo obstáculo.

Reconozco mi dolor de barriga de todo el santo día y le digo que quiero una manzanilla.

No quiere ir a la cafetería más cercana para no encontrarse con Fernando el de la llamada porque…

Tercer obstáculo.

-No hay ninguna más cerca -me dice.

-Mamá, yo no quiero ir a ninguna lejana

Declina y decidimos entrar al fondo de la cafetería.

Ella se sienta.

Mis zapatillas camping y yo no aguantamos más la verticalidad, me ayudo de mis dos manos que caen encima de la mesa, se apoya mi cuerpo, respiro por la boca, mis dientes aguantan el vendaval de palabras empotradas y digo:

-Me gustan las chicas.

Y empiezo a llorar. (Me siento).

-No pasa nada -dice mi madre. Solo se vive una vez. Ya lo sospechaba.

-(Y  le planto dos besos). Estoy saliendo con una chica y en breve me iré a vivir con ella.

Cuarto obstáculo: el tercer grado de mi madre.

(Solución: respuestas rápidas, sin pensar.)

-Y ella, ¿cómo es de facha? -me pregunta.

-Es más de izquierdas y de poca religión -digo yo.

-No -dice mi madre y se ríe. Que, ¿cómo viste?

-Normal, vaqueros, camisetas, femenina.

-Vetusta es una ciudad pequeña. Sé discreta -me alerta.

Le preocupa la promiscuidad para que no lleguen a romperme el corazón una y otra vez.

-Es un cliché homosexual -le digo.

-Me preocupa que no tengas familia.

-No es descartable.

-¿Estás enamorada? -me dice

-Un poco -contesto.

-Intenta no coger fama en Vetusta de lesbiana, por si luego te echas novio.

-No creo que eso ocurra -respondo.

-¿Desde cuándo sabes que te gustan las mujeres?

-Desde pequeña, nunca tuve novio, ni en el Instituto, ni en la Universidad.

Me despido de mi madre. Rezumo levedad.

Ahora falta llamar a mi novia, decirle que todo ha ido mejor de lo esperado pero no sé ¿dónde narices hay todavía cabinas en Vetusta?.

Mi madre se lo dijo a mi padre después.

Mi valentía se había desnudado.

Después mi hermana me informó.

Al día siguiente en el desayuno mi padre no tenía ni idea.

Mi madre le hizo sentar.

Mi padre dijo que no quería saber nada de la chica ni del tema.

Pero conozco a mi padre, sus cabreos son como las entrevistas de los entrenadores tras el partido. Un diálogo inocuo.

Mi hermana dice que nuestra madre dice que nuestro padre piensa.

Esta frase es todo un resumen de mi familia, aquello que piensa mi padre, se lo dice a mi madre, mi madre a su vez a mi hermana y después ella a mí.

Así que tras este juego infantil de “teléfono corrido”, sé que mi padre piensa que los homosexuales son viciosos.

Entonces mi hermana preguntó a mi madre, tú piensas ¿qué tu hija, Café cortado cósmico es viciosa?

-No. Es todo corazón.

Fin.

Café cortado cósmico.

No es una enfermedad, tampoco un delito.

Un día:

Fue un  17 de mayo, tal día como hoy, del año 1990, cuando se eliminó la homosexualidad como una enfermedad, en la Asamblea General de la Organización mundial de la Salud (OMS).

Un derecho:

Es un artículo, el número 17 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos  (19/12/1966) que establece:

               Artículo 17

                1. Nadie será objeto de injerencias arbitrarias o ilegales en su vida privada, su familia,   su domicilio o su correspondencia, ni de ataques ilegales a su honra y reputación.

                2. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra esas injerencias o esos ataques.

Una lucha:

Se adjunta Informe ONU. Nacidos libres e iguales, donde se recoge que todavía  en más de 75 países existen ciertas leyes que tipifican penalmente las relaciones privadas y consentidas entre personas del mismo sexo.

Por ejemplo: causa “Toonen versus Australia”. (4 de abril de 1994).

El señor Nicholas Toonen impugnó las leyes de Tasmania (Australia) que criminalizaban el sexo consentido entre varones adultos en privado.

El Comité de Derechos Humanos (ONU), resolvió que no importaba que el señor nunca hubiera sido enjuiciado, que los derechos a la privacidad individual y a la no discriminación se violan aun cuando la ley en cuestión no se aplique nunca.

Se derogaron aquellos artículos del código penal de Tasmania.

Café cortado cósmico

El tiempo limpiará algunos recuerdos de Lisboa.

UNO

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

DOS

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

TRES

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

CUATRO

IMAG0155

CINCO

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

SEIS

Pensar enloquece,

piense en eso.
IMAG0330

SIETE

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 OCHO

IMAG0301

NUEVE

IMAG0315

DIEZ

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

ONCE

IMAG0424-1

DOCE

Portugal no necesita préstamos

Precisa cambiar de vida

Necesita crear juicio

IMAG0308

TRECE

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

CATORCE

“-Atenas originó la escultura. Roma hizo el derecho. París inventó la revolución, Alemania pensó el misticismo.

-Y Lisboa, ¿qué creó?

-El fado”.

(Eça de Queirós).

“Galão” cortado cósmico.

¿Tengo una pregunta?

La pregunta fue plantear en mí, aún, grupo de amigos del trabajo heterosexuales, cuales son los tópicos que conocen sobre las lesbianas

-(Pausa silenciosa).

Parece que no se lo cuestionaban. Conclusión: solo nosotras los conocemos.

-¡Venga ya! -gritó.

Se esfuerzan:

-Invisibilidad -dice uno.

-Contigo lo supe porque me miraste a las tetas antes que a los ojos –dice otra.

-Insistentemente –matiza. (Ni me acuerdo, ¿eso es un tópico?).

(Pero no tienen ni idea ni de pelo corto, ni de camisas de cuadros, ni de…)

-Hay dos tópicos gais que no se dan en ti: las lesbianas son cultas e inteligentes –dice otro.

Bromas aparte (sin obviar que deba cambiar de amigos de trabajo, ipso facto) recuerdo que en una conversación con “Azul” (otra autora de este celebérrimo Blog) nos reímos y llegamos a la burda conclusión de que nuestra inteligencia y cultura, como lesbianas se debe:

Porque no follamos.

Mientras los heterosexuales empiezan sus escarceos en la adolescencia, nosotras nos metemos en el armario.

Primero se elige uno.

El del salón lo descartas, es grande pero tan subdivido que solo cabrías descuartizada, así que lo abandonas con los regalos de boda de tus padres, con la vajilla y cristalería de solo uso navideño.

En la cocina lo suyo sería el frigorífico, es cómodo comer pero tu tamaño con abrigo no es el adecuado.

El del cuarto de baño: pequeño. Pequeño también el de tu cuarto. Solo te queda el de tus padres.

Yo elegí el armario de mis padres. Encima de sábanas de mi madre bordadas, en vueltas en papel charol azul.

Imagino que la experiencia de cada una será similar.

Entras, dejando la puerta entreabierta para respirar y para que entre la luz. Intentas sentarte  y juegas con el membrillo como fósil que tu madre ha dejado que al principio olía suave, luego dejó de oler y ahora huele mal. Cambias ciento tres veces de postura, te dedicas a  ordenar las corbatas de tu padre, de colores primarios a secundarios y de menor a mayor tamaño, vuelves los puños de todas sus camisas y estiras por dentro los bolsillos de los abrigos de tu madre, (¿porqué tiene tantos?) y cuando has terminado estas labores, arduas, sufres un momento “neftalianao” en que te metes un libro, después el walkman, después el discman, después el portátil, el móvil…ahí empieza nuestra cultura.

Porque no follamos.

Y el desarrollo de nuestra inteligencia, se debe a que sales con tus amigas heterosexuales,  donde ves inútil beber alcohol en la calle  y no entiendes como todavía no se han podido leer “El diario de Ana Frank”. Ellas hablan de relaciones con chicos, tú oyes y callas, piensas que debes callar (esfuerzo: desarrollo de materia gris) hablan de besos (más esfuerzo: más gris) hablan de que se dice que algunas se han dejado tocar por debajo de la camisa (gris, gris) y te preguntan a ti, porque a veces también se socializan las heterosexuales.
-Y a ti, Café cortado cósmico, ¿quién te gusta?

-(Gris2, gris3, gris4…) A mí me gusta un mundo en el que dé igual vestir con sellos en la izquierda del jersey para elevarte en el nivel social, me gustan las zapatillas con muelles para alcanzar la canasta de baloncesto, no quiero colores llamativos que diferencien, a mí me gusta una chica que todavía no conozco, que se ría conmigo y que pueda admirar algún aspecto de su personalidad, que pueda contar con ella para ir a un entierro, a una boda, o a una comunión, y que no se coma todas las palomitas cuando vayamos al cine…pero aprieta el silencio y digo:

-¡Eh!, pues…no me gusta nadie.

Y con 15 años, ya se me pasa el arroz del primer beso… (gris, gris, gris, gris, gris, ¡perdón! Firmado: Café cortado cósmico).

Chat de Lesbblog

Supón que eres lesbiana.

Introduce el texto de la imagen, si consigues leerlo.

CHAT

Para comprobar que eres una persona y no una máquina.

CHAT

¡Gracias!

¡Sí!

Las lesbianas son personas.

Ahora dentro del Chat se llega a un gran momento que no se da la importancia debida, como que fuese una asignatura en el instituto: la elección del apodo.

El nick (apodo) para escribir en este chat (charla) para lesbblog. (Una pequeña lucha contra los anglicismos).

Si es tu primera vez, elegirás “Safo”, porque quieres decir que eres lesbiana y culta.

No hace falta, el chat ya es selectivo y no intentes engañar no has leído nunca ningún poema de Safo. Así que ya puedes ahorrarte el nick de “Less_nombre”.

Es tu segunda vez en el chat, ya estás harta de las mismas preguntas, de dónde eres y qué edad tienes. Así que optas por lo que hace la mitad: “nombre_lugar_edad”.

No está mal, gana el pragmatismo a la originalidad.

Tu tercera vez, harta de lo anterior, escribes tu pésimo estado de ánimo: “esperándote”, “sobreviviendo”, “cacao mental”, “sihayamornoexisteninfidelidades”, “dimequemequieres”, “casada”, “aburrida”, “viudagordilesbi”…

Amor propio, positivismo, ¡por favor! Pero sin llegar a mentir: ”madura”, ”linda”, ”ojazos”, “guapa”,” buen cuerpo”, “amigable”, “femenina”, “masculina”…

Hasta llegar a escribir tu nombre normal, pasas por distintas fases:

-Con nombres para perfumes: “Afrodita”, “valquiria”, “cabello de oro”, ”Venus”…

-Con tu horóscopo.

-Con tus gustos de música indie.

-Con tú número de tarjeta de crédito y “cvc” para que la gente se haga algún regalo.

-Ya detectas a chicos que quieren chatear contigo, lo sabes por sus nicks: “soychicoyestoyenunchatdelesbianas”, (no suele ser tan evidente), más así: “activa”, “pasiva” ,”ama”, “sumisa”, “columpio asesino”…

-Con comida y bebida: “nestea”, “nocilla”, “lacasitos”, “danonina”, “sal de frutas”…

-Con inclasificables:”Ruperta”, “divina de la morgue”, “tres de copas”… (Futuros títulos de libros de autoediciones).

Hasta que escribes tu nombre.

¡Por fin! Ya bautizada, que podías  haber empezado por ahí, ¡a charlar!

(Espera que se instale el Java).

nicks

 

 

Café cortado cósmico

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: