Hasta la peste llegó a ser rutinaria en Orán y la vida solo era diferente por las carteleras de cine.
“El amor es extraño” es una película sencilla y por eso me ha gustado.
Que enseña modus vivendi a espectadores.
La protagonista es la vida; la vida es educar a un hijo, disfrutar con amigos, conocérse a uno mismo, trabajar, pintar, escribir, es música y/o compartir un momento con tu pareja, comentarlo y reírte. Sencillamente eso.

Sus protagonistas son dos hombres que después de 40 años juntos, se casan cuando legalmente pueden en Nueva York.
Uno de ellos siendo profesor de música en un colegio católico es despedido por ello, pero la película no se centra en un embrollo legal.

Solo vemos a él, a un tipo que es muestra de una generación que estrena derechos:
bodas entre personas de mismo sexo.

No nos damos cuenta de los extraordinarios que son los comienzos,  sus consecuencias y ajustes de rodamiento.

Hasta lo extraordinario será rutina y la vida seguirá siendo diferente.

Café cortado cósmico

Anuncios